Por norma general las personas que empiezan a tener los primeros síntomas de un problema de audición suelen intentar ocultarlos a su entorno familiar y social por el rechazo a aceptar que sus capacidades físicas están empezando a deteriorarse, es decir les cuesta reconocer que se son, o se están haciendo mayores.

Esta actitud es muy comprensible y humana, y en mayor o menor grado nos pasa a todos, por lo que es conveniente intentar tratarlo con la sensibilidad de algo que nos afecta a nosotros mismos y evitar utilizar términos que, aunque reflejo de la realidad, pueden provocar el efecto contrario al que deseamos para un ser querido.

Ayúdale a dar el primer paso

Habitualmente, quienes sufrimos de un problema auditivo somos plenamente conscientes de lo que está sucediendo desde el principio, pero tenemos una lucha interna y nos esforzamos mucho por evitar que se nos note, lo que nos lleva al agotamiento físico y mental para mantener el tipo, y cuando ya no somos capaces de continuar, al aislamiento.

Esta situación mantenida en el tiempo, tiene efectos muy nocivos sobre nuestro cerebro, ya que está demostrado científicamente que la pérdida de audición afecta de forma directa a nuestro sistema cognitivo, dificultando funciones tales como la memoria, la capacidad para prestar atención a las cosas y el procesamiento interno de la información.

Por estos motivos, conscientes de que dar el primer paso es una decisión difícil para que la tomen solos, es muy importante ayudarles a darse cuenta de que necesitan poner soluciones lo antes posible.

Cuales son las recomendaciones que deben seguir los familiares si notan un problema de audición

Según diversos estudios realizados, las reiteradas recomendaciones por parte de los seres queridos así como los estímulos positivos por parte de ellos, constituyen la principal razón por la que las personas con pérdida de audición deciden dar el primer paso

Si cree que algún ser querido sufre de pérdida de audición, nuestra recomendación es que hable con él de una forma directa, sincera y de forma tranquila, sea claro y comprensivo con su problema, busque información real y veraz de hasta dónde puede ayudarle un correcto tratamiento audiológico, seleccione cuidadosamente un especialista que pueda ofrecerle una solución adecuada (no vender) y acompáñele en todo este proceso.

Este es el primer paso hacia un nuevo camino que le devolverá su autoestima y las ganas de vivir con la gente que le quiere.