En un tratamiento audiológico apoyado en el uso de audífonos, éstos últimos son la herramienta fundamental con la que cuenta tu especialista para ayudarte a estimular y compensar una disfunción en tu sistema auditivo.

Por lo tanto, una correcta elección de los audífonos es fundamental ya que estos suponen entre un 30-40% del resultado final de tu tratamiento auditivo.
El 60-70% restante reside fundamentalmente en la capacidad profesional de tu especialista para saber aprovechar todo su potencial y proponerte un tratamiento audiológico adecuado para tu situación particular.

Para ello, hay dos puntos esenciales que se deben cumplir:
– Un correcto diagnóstico y una precisa evaluación de tu pérdida auditiva, ya que es básico para determinar la procedencia y el grado de disfunción que padeces.
Para ello siempre es necesario realizar un estudio en profundidad de tu caso en particular, y en ningún caso conformarse con una batería de pruebas superficiales.
– Una correcta elección de la solución auditiva más adecuada para ti, ya que si no, es muy difícil realizar una buena corrección y cubrir todas tus posibles necesidades de audición presentes y futuras.

Para ello es necesario un profundo conocimiento de las posibilidades técnicas que ofrecen cada uno de los modelos de audífono existentes, teniendo claro que los audífonos caros o baratos, de mucha o poca calidad y con muchas o pocas prestaciones, de poco sirven si no son los apropiados para ti y no cuentas con el conocimiento, la experiencia y el saber hacer de un especialista cualificado para programarlos y ajustarlos exactamente a las necesidades de tu perfil de audición.

Por estos motivos, es necesario un amplio conocimiento y una gran experiencia audiológica con el fin de saber aprovechar todas las ventajas y beneficios que aportan las avanzadas tecnologías disponibles hoy en día, evitando que te generen molestias, frustración y falsas expectativas.

Confía tu salud auditiva, y la de tus seres queridos, a un buen especialista y dedica tiempo a seleccionarlo.

Lo importante es encontrar el equilibrio entre un producto de buena calidad y un servicio audiológico especializado que realmente se ajuste a tus necesidades y preferencias, sin que por ello tenga un coste más elevado.

Nuestra recomendación es que cuentes con un profesional estable, que pueda hacer un seguimiento periódico de tu evolución y que además sepa detectar cambios en tu respuesta auditiva para poder adaptarse a unas condiciones de audición cambiantes con el paso del tiempo.

Visita nuestra sección de especialistas